¿Qué es lo máximo que permite el tamaño de la economía en México para una licencia?















La noticia de la semana en Estados Unidos que está en los titulares de la industria del Licensing en Estados Unidos de Norteamérica es que Harry potter abrirá su primera “Flagship Store” en la ciudad de Nueva York… Lo que seguramente va a volver locos a sus fanáticos; pero vamos a partir desde ¿Qué es una Flagship Store? El término viene del lenguaje naval militar y significa algo así como Buque Insignia o Nave Capitana, por lo que se trata de una tienda particularmente importante, primera en su tipo, de gran tamaño, ubicada en una zona emblemática y comercial de una ciudad, en la que se encuentra una muy amplia variedad de productos de un concepto. Propiedad o marca. La imagen de una tienda Flagship siempre es cuidada al máximo, pues precisamente es esto (más que los productos) lo que los operadores quieren vender a la gente… Una experiencia única, relacionada con un tema, en el caso del aviso de esta semana, se trata de una tienda en la que la ciudad de New York “será un poco más mágica” con su apertura.  Al mismo tiempo los Harry Potterianos son avisados que hay una tienda “disfrazada” de la estación de trenes en Londres y que abrirán dos Wizarding Worlds de Harry Potter en dos parques temáticos de Estados Unidos de Norteamérica.

¡Wow! ¡Qué grande y que poderosa es la industria del entretenimiento en los países más desarrollados! Siempre es un gozo y un placer ver, que estas propiedades cierran Deals de ensueño que ya quisiera el dueño de cualquier licencia del mundo. Y para hacer este ejercicio lo más objetivo posible, traslademos esta clase de noticias México para determinar, qué es lo máximo que una licencia ha alcanzado o puede alcanzar en México en lo que a estas iniciativas se refiere.

 Primero que nada revisemos qué es lo que existe en el tema de Parques Temáticos...















Six Flags México: Puedes pasearte en este parque temático de la ciudad de México, en el que la mayor parte de los juegos están “brandeados” con licencias de DC COMICS, por lo que puedes encontrar la montaña rusa de Superman, Batman: The Ride, Wonder Woman Coaster y algunos otros que te permiten disfrutar de esta licencia americana.





















Parque Plaza Sesamo Monterrey: Eso, un parque de diversiones menos extremo, que algunos meses del año también es balneario, en el que las estrellas son los personajes de Plaza Sesamo o Sesame Street, que también es un concepto americano.






















Selva Mágica Guadalajara: En la ciudad de Guadalajara, hace algunos años también hubo una remodelación en la que algunos juegos y un nuevo teatro infantil, tienen la imagen de estos personajes de Sesame Street. Repitiendo nuevamente el tema de la licencia americana para un publico más infantil.

Y me parece que esos son básicamente todos los parques temáticos en México que tienen una licencia americana.

Ahora vamos a las propiedades mexicanas en los Parques Temáticos de México…

Lucha Libre AAA: Como se ve en la imagen de arriba, en selva mágica hay un ring, en el que los luchadores mexicanos de esta “propiedad” de Televisa tienen un espacio para entretener a los visitantes. Podriamos hablar de un espectáculo, más que de una atracción, pero finalmente está dentro del parque.





















Cantinflas: No estoy seguro que se trate de una atracción permanente, pero en su momento, era posible subirse a un Ride con lentes de VR en el que el anfitrión era ni más ni menos que Cantinflas. Con una buena ambientación al entrar a la atracción, una animación bien lograda, efectos realmente emocionantes y un guion “artístico-escenico” bien montado, es una atracción con un gran nivel que no le pide mucho a los de Universal Studios por decir lo menos. Es verdaderamente grato poder encontrar algo así en nuestro territorio, con una licencia mexicana que lamentablemente se quedó (hasta donde recuerdo) sin dirección con la muerte del único hijo de Mario Moreno “Cantiflas” y con el dueño de un estudio de animación de Guadalajara como albacea…¿Será por eso que pudo lograrse?

¿Alguien más? Creo que no…Si tienes otro ejemplo mándame un tuit, un comentario o un correo y lo agrego a este posteo como una segunda edición.

Vamos ahora a las tiendas comerciales… En México podemos encontrar “Flagships Stores” de Apple, Vans, Lacoste, ADIDAS y nada más. ¿De licencias de entretenimiento? Hay tiendas de Hello Kitty, que es una propiedad Japonesa. Tambien existen “in-shops” de Disney dentro de Liverpool, que es lo más cerca que tenemos de una Disney Store en México. ¿Alguna otra? No que recuerde…

Vamos a las licencias mexicanas que tienen tiendas propias.





















Distroller: Sin duda y para sorpresa de muchos, la licencia mexicana número 1 desde hace más de una década. En ella, el 80% de lo que se comercializa es producción propia, es decir que ellos fabrican y comercializan sus propios artículos, lo que además constituye un doble merito, una extraordinaria visión y un trabajo de desarrollo de líneas que nada más los chinos y los piratas. Sin duda ahí existe una inversión impresionante y un riesgo (en su momento) que no teníe precedentes para una licencia mexicana. Bueno, excepto si recordamos la…














Tienda de Gusanito: Por allá por el 2008, cuando Cowco y sus amigos estaban en los cuernos de la luna, se realizó una gran inversión en la apertura de una tienda en la ciudad de Guadalajara y posteriormente una malograda franquicia en la ciudad de Puebla que duro menos que un suspiro. ¿Cuál fue el problema? La limitada cantidad de artículos que existían y la inexistente rotación de los mismos para “refrescar” lo que podías encontrar en ellas. ¿Fuiste una vez? No necesitabas regresar después, el 95% de los artículos siempre fueron los mismos mientras duró…Ahí fue donde no pudieron adaptarse a ese modelo de negocio, en el que la gente está acostumbrada a regresar 28 días después y encontrar que la tienda ya tiene todo nuevo en sus anaqueles.

¿Alguien más? No, que yo recuerde…Una tienda de regalos genérica con más del 60% de productos de una sola propiedad, no es una tienda oficial.

Entonces ¿Qué es lo máximo que una propiedad mexicana puede aspirar?

Una película animada… Ánima Studios.
Una serie de películas… Huevo Cartoon.
Un juego de consola… El Chavo del 8.
Una atracción o ride dentro de un parque… Cantinflas.
Una tienda propia… Distroller.
Participación en una cadena de Caricaturas de TV… Distroller.

No suena nada mal… Pero ¿por qué allá parece más grande todo lo que hacen? La respuesta es que la economía del país del norte es casi 17 veces más grande que la nuestra, lo que hace que cualquier esfuerzo que nosotros hagamos acá se vea casi 17 veces más pequeño, más diluido, más gris que las iniciativas de nuestro vecino del norte. México ocupa el lugar 54 del mundo en el Ranking “Doing Business” mientras que Estados Unidos de Norteamérica ocupa el lugar número 8.

 Si eso te parece poco esperanzador, tienes que voltear al sur, en donde nosotros somos el vecino grandote por 2, o 4 veces más grande respecto a Colombia, Chile o Argentina solo por contemplar a algunos de los países del cono sur.

¿Entonces? ¿Qué es lo más que podemos hacer? Desde mi punto de vista y cómo lo hemos hecho antes con Disney a nivel internacional... Distroller es nuestra “Flagship Property” o nuestra “Licencia Trajinera Capitana” para ponerlo en términos más tropicalizados. Son ellos los que han alcanzado los niveles más altos de desarrollo en el mercado mexicano y los que hasta ahora ponen el tope. Sin duda que cientos de factores nacionales e internacionales podrían influir en un futuro inmediato o de medio plazo para el desarrollo de iniciativas comerciales en la industria del Licensing, pero lo cierto es que para que se abra el primer Parque de atracciones mexicano, “brandeado” al 100% con una licencia mexicana, aún se antoja lejano…Excepto claro, si Amparín ya anda cerrando un Deal con los de la antes conocida como Feria de Chapultepec, en sus planes por conquistar cada oportunidad comercial que exista en el mercado. ¿Qué sigue Eduardo Figueroa? ¿Un hospital Ángeles-Neonatos? ¿Una colaboración Nike-Chamoy? Ya te estás acabando las opciones, pero sigues dejando la vara alta para todos los que se conforman con el programa de licencias tradicional, que ya de por si es bastante complicado. (Ya hasta parece que Distroller me patrocina)

Muchas gracias a todos los que leen recurrentmente este espacio, en el que tratamos de dar un nuevo enfoque a la industria del Licensing en México, no sólo reproduciendo lo que pasa con las propiedades de otros países para “informar”, sino haciendo un recuento, un análisis y una expectativa de lo que podría seguir más adelante en esta apasionante industria.

Hasta la próxima oportunidad que tengamos de encontrarnos.



*Información de Flagship Store tomada de https://www.caad-design.com/
*Información de los tamaños de la economía tomada de https://datosmacro.expansion.com/

¿Qué es lo que cuida el dueño de una propiedad?




EXPLOTACIÓN COMERCIAL

Dentro de la industria del Licensing en México y el resto del mundo, lo que sus propietarios protegen en primerísimo lugar, es la posibilidad de explotar un derecho que les corresponde únicamente a ellos (Y a quién ellos decidan a través del modelo del licenciamiento). ¿Hasta ahí todo bien no? Si suena a algo lógico…Si alguien se tomó la molestia de crear un proyecto de personajes, lo registró ante la autoridad, desarrolló iniciativas para popularizarlo, ejecuto un plan de Marketing para posicionarlo, es evidente que está buscando obtener un beneficio comercial a través de su explotación.














DERECHO DE DECIDIR A QUIEN SE LO “PRESTA”

Después de lo anterior, hay que dejar muy claro que el dueño de la propiedad, el concepto y/o los personajes, es el único que tiene la decisión respecto a qué hacer con ellos. Si existe un pequeño mediano o gran empresario que los encuentre atractivos para sus productos, no significa que simplemente puede tomarlos... Lo que es más, el hecho de que este empresario, quiera pagar los derechos para usar dicha propiedad, concepto o personajes para hacer productos con ellos por la vía legal, no significa necesariamente, que el dueño de la propiedad tenga la obligación de rentarle, prestarle o cederle de cualquier forma estos derechos…Si por alguna razón él dueño no está interesado en explotar sus productos en determinado territorio, en determinado producto, en determinado canal o con determinada empresa, simplemente no lo va a hacer y ese es su derecho pleno, llano e incuestionable.

Ahora bien, después de dejar establecido lo anterior, ¿Qué es, en esencia lo que busca proteger el dueño de una licencia?

Las respuestas pueden ser muchas y muy variadas por los objetivos que tenga en su estrategia, pero las siguientes son algunas de las cosas que más protegen.



SU IMAGEN; SU PRESTIGIO.

Tal vez tú te has dado cuenta que una empresa como Disney, no permite que existan botargas fuera de sus parques o de sus espectáculos autorizados, la razón es precisamente esta... Están protegiendo la imagen de sus personajes. Para poder hacer un disfraz o botarga de ellos, necesitan pasar por un riguroso proceso que garantice que el resultado final va a ser muy fiel a la caricatura, película o serie. definitivamente las botargas de Mickey Mouse que llevan los magos a las fiestas infantiles que suceden en colonias o terrazas por todo lo largo y ancho de México son piratas. Y sólo hay que verlas para darse cuenta de ello... El personaje está desproporcionado, está más gordo o más flaco, la ropa que trae no es la original, está rota, desgastada o sucia. La persona que está dentro del personaje no es profesional, sus movimientos y su actitud distan mucho de lo que ves en un parque temático de Disney y normalmente van agarrándose la cabeza para que no se les caiga ¿Dónde está la magia de Disney en un espectáculo de esa naturaleza? ¡No existe! Por el contrario, se trata de un espectáculo tan triste y deprimente que el mago debería pagarte a ti por sacar algo tan burdo para entretener a tus invitados. hacer una botarga como las que existen en los parques de diversiones de Disney es muy caro y no existe mago en todo México que pueda pagarla. Cosa aparte, son los espectáculos tipo Disney On Ice, en los que hay un empresario dispuesto a pagar las botargas que se usan en los parques, porque hay una gira muy grande, en la que se va a recuperar su inversión y posteriormente habrá ganancia después de pagar estos disfraces. Sin duda alguna el guión está cuidado y autorizado por Disney y los bailarines, patinadores o artistas son profesionales. Sólo así es que Disney está dispuesto a prestar sus personajes para ser utilizados en esta clase de espectáculos.

Nota: El ejemplo internacional, siempre va a ser Disney, porque tiene los estándares más altos de calidad y dicta lo que sucede con otros licenciantes menores en la industria mundial, pero la mayor parte de los licenciantes, siguen el ejemplo.

Actuar de manera diferente a lo que el licenciante establece a través de su guía de estilo, actúa en demérito de los personajes. Los personajes son reconocidos, son famosos y se puede cobrar tanto por ellos, precisamente porque siempre que aparecen se ven exactamente iguales. A este proceso se le llama Aseguramiento de Imagen y existe precisamente para que no veamos un Mickey Mouse negro, uno amarillo, uno morado y uno azul, simplemente porque al productor “se le acabó la  tinta que era”, “No le igualaron el color al hilo”, “No tenían esa materia prima”, “Cambiaron al proveedor” y/o cualquier otra clase de problemática real o no, que termina no siendo de la incumbencia de Disney. ¿Quién carajos compraría un calcetín de un Winnie Pooh verde en vez de naranja? Eso no cabe en el Licensing. Las imágenes se respetan y si acaso hay variantes, están justificadas y es el dueño de la licencia el que puede dar las directrices para hacerlo.



SU CALIDAD

1 de cada 5 de los casos que tienen que ver con un Licenciante haciendo una rabieta, tiene que ver con la calidad del producto que se quiere sacar al mercado. Que sea barato, importado de China o que cueste $10 al consumidor final, no quiere decir que esté mal hecho. Si bien el licenciante entiende que no es lo mismo comprar una libreta de $7 pesos en el Walmart que una de $250 en el Palacio de Hierro, hay estándares mínimos para cada uno de los canales. La calidad de la impresión, de los materiales, del producto y su empaque son evaluados para que no se perciba que su marca es “chafa o corriente”.  El licenciante siempre estará atento de esto para conservar su estatus.


LA SEGURIDAD DE LOS CONSUMIDORES

Aunque el contrato exime al dueño de la licencia de cualquier cosa que le pueda pasar al consumidor por el uso de los productos, siempre se busca minimizar al punto de nulidad, las posibilidades de que algo le ocurra al consumidor cuando está utilizando el producto…Y es que es muy fácil decir “no compren las gelatinas de Kung Fu Panda porque pueden causar asfixia en los niños. El otro día el hijo de mi vecina casi se ahoga con una de esas gelatinitas que vienen en un empaque pequeño de plástico…BLA, BLA, BLA” ß ¿Qué fue lo que se leyó en este caso? Que las gelatinas eran de Kun Fu Panda, no de la empresa fulana de tal. Eso es lo que se trata de evitar. En Guadalajara en el 2008, una empresa que hacía paletas con palitos de plástico fosforescentes (brillaban cuando los doblabas) se metieron en un gran problema cuando a uno de los niños se le ocurrió agarrar el palito fosforescente como una segunda golosina y empezó a tomarse el líquido contenido al interior causándole una intoxicación que lo llevó al hospital. ¿A quién se le podría ocurrir hacer eso? ¡A un niño evidentemente! Especialmente si sus papás no están cerca, atendiéndolo, cuidándolo y en suma, haciéndose responsables del chamaco…Pero eso no importa, porque siempre se puede culpar a la compañía a la que se le ocurrió la (nunca mejor dicho) brillante idea de hacer palitos fosforescentes. Por tanto, la propiedad no se va a querer involucrar en algún producto o servicio que pueda parecer riesgoso para ellos y su rpestigio.

Las anteriores son sólo algunas de las muchas cosas que el dueño de una propiedad (LICENCIANTE) revisa cuando está haciendo trato con un tercero. Hay muchas más, pero no voy a aburrirlos con más palabrería en esta ocasión. Sólo les voy a recordar que la industria del Licensing es una gozadera, que no he visto una industria más divertida y relajada que ésta y que está chingón ser parte de ella, porque además deja mucha lana. (Una razón más para cuidar tu propiedad como si fuera de oro sólido)

Gracias por estar aquí una vez más. Nos leemos pronto, cuando tengamos la oportunidad de encontrarnos nuevamente.

Saludos cordiales.



El Licensing y estudios de Videojuegos



En el 2020, tenemos una industria mexicana de videojuegos pujante, vibrante y constante. Cuando acudimos al Sublime Jalisco hace algunas semanas, pudimos percatarnos que el directorio de estudios de videojuegos es cada vez más nutrido en nombres; sin embargo esta incipiente industria aún está lejos de tener la configuración que le permita funcionar como una maquina bien aceitada, porque en la mayoría de los casos, están poniendo todos sus esfuerzos en subsistir… y es que hacer un videojuego no es nada barato, uno casual relativamente sencillo para un dispositivo móvil debe estar rondando entre los $250,000 y $300,000 pesos (por lo menos eso es lo que nos costó desarrollar Gatapult hace ya algunos años) y obtener el financiamiento no siempre es sencillo…¡Ya te imaginarás el costo que se necesita para desarrollar uno para consolas! Y no obstante esto, cada vez aparecen más y mejores estudios, haciendo más y mejores juegos.



Desde nuestro punto de vista, el problema será cuando venga el siguiente “Taco Master” que capte la atención de los usuarios, de los medios, de las redes, en suma, de todo el mundo…En ese momento, la burbuja del éxito estará al máximo y tendrán muy poco tiempo para poder hacerla crecer aún más y prolongar su vida antes de que estalle. Cuando eso ocurra, el estudio que tenga en sus manos esa oportunidad se va a percatar qué jamás tomó en cuenta lo que necesitaría en el caso que le pidieran licenciar su juego. ¡Eso sería lo normal! ¡Ese no era su objetivo principal! Su objetivo siempre habrá sido el de tener millones de descargas, el de monetizar micro transacciones, el de vender packs de ítems especiales, etc, etc. Sin embargo, ellos tienen que saber que un buen programa de licencias, listo para arrancar de inmediato podría tranquilamente duplicar, triplicar o multiplicar por muchas veces las proyecciones que alguna vez soñaron… Visto desde este punto de vista parece tonto no haberlo contemplado ¿no te parece?  Y lo que es más tonto es que con todo el arte que se desarrolla durante el proceso de programación, un estudio de videojuegos podría formar de manera paralela una guía de estilo comercial que le permita iniciar un programa de licencia sin mayor esfuerzo… Es sólo que no lo saben.



La invitación para todos los estudios de videojuegos es que…desarrollen una guía de estilo, que se preparen para lo impensable, que siempre tengan dos o tres vías alternas preparadas en el caso de que estas sucedan, porque si los agarran con los dedos en la puerta, podrían perder más de lo que podrían imaginar. Ya hay casos en los que ha sucedido. Le sucedió a Plantas Vs Zombies, le sucedió a Subway Surfers, le sucedió a Talking Tom… ¿pero sabes a quién no le sucedió? A Angry birds. Estoy completamente seguro que en el primer año en el que decidieron convertirse en licencia, sólo en México tuvieron un programa de licencias calculado en unos $80,000,000 de pesos, sólo por el concepto de mínimos garantizados…sin tomar en cuenta las regalías que se pagan después de rebasarlos. ¿Crees que a ROVIO le sobraron esos 80 millones de pesos? Yo creo que no.



¿Qué te cuesta hacer una guía de estilo? ¿Un 5% más de tu proyección de tiempos o de tu Budget general? ¡Vale la pena! ¿No sabes cómo? ¿Necesitas ayuda? Échame una llamada o mándame un mail y te digo cómo se hace.

Gracias por leer una vez más LicensingMX, el sitio de las licencias en México.

Hasta la próxima que tengamos la oportunidad de encontrarnos…



¿Qué necesito para obtener una licencia exitosa?



De manera recurrente, especialmente al inicio de un nuevo año, empiezo a recibir correos, mensajes por INBOX o Whatsapps en los que la gente me pregunta la forma en la que pueden obtener permiso para el uso de una marca reconocida en los productos que están desarrollando. El 90% de las veces, quien pide la licencia está buscando colocar las imágenes de dicha marca/propiedad en un artículo textil, normalmente playeras, sudaderas, chamarras o alguno de sus derivados. Voy a tratar de explicar a continuación la razón por la que en el 90% de las ocasiones NO ES FACTIBLE que obtengan la licencia para explotar el producto que quieren desarrollar.

La licencia es un complemento, no un medio. Explico por qué…

Una licencia es UN COMPLEMENTO de la línea de productos que ya manejas. La licencia es el paso natural para crecer la producción de algo que ya comercializas.

Una licencia NO ES EL MEDIO a través del cual te vas a convertir en el siguiente gran productor de playeras, sudaderas, chamarras, etc.

En este punto es cuando la mayoría de las personas que quieren obtener una licencia me dicen… “Lo que pasa es que tú no ayudas a la gente, tú sólo les dices que nunca van a poder obtener una licencia”



¡NO! Yo le explico a la gente la razón por la que una empresa que es dueña de una propiedad, NO LOS VA A CONSIDERAR como una opción viable para hacer negocio.

Les pongo el siguiente ejemplo… Ustedes son dueños de un edificio residencial, en una muy buena colonia de su ciudad, por lo que están pensando que rentar los 25 departamentos sería una buena idea. Van a ver todos los edificios aledaños y se dan cuenta que todas las rentas están en $20,000 o $22,000 pesos, por lo que ustedes que son los PROPIETARIOS de este edificio colocan un letrero en la parte de afuera en el que aparece su teléfono.



En la primer llamada que reciben, se comunica un señor que les pregunta por el precio de la renta y se ve interesado, les pide su domicilio para hacerles llegar toda su información personal y la de su fiador, les solicita su número de cuenta para programarles el depósito de los 2 meses de renta y el mes corriente, se ponen de acuerdo para la firma del contrato y hasta negocia pagarles un año de renta por adelantado si le hacen un 10% de descuento sobre el precio de la renta.

¿Le rentarías el departamento a esta persona? ¡Yo digo que si! Suena como a un buen trato y a algo seguro…Ya sólo restan 24 departamentos por rentar.



En la segunda llamada, alguien te dice que está buscando un departamento en renta, pero que sólo puede pagar $2,500 pesos al mes, pero que tiene MUCHAS GANAS de vivir en tus departamentos. No tiene fiador, ni cuenta en el banco, pero te promete por el osito Bimbo que al final del primer año, no sólo te va a pagar los $250,000 pesos de renta, sino que tú vas a estar re contento con él, porque va a ser el mejor arrendatario, que no va a hacer fiestas, que va a barrer las áreas comunes y que no va a tener mascota.

¿Qué te parece este trato? ¿Le rentarías el departamento a esta persona? Suena un poco descabellado ¿No? Creo que preferirías tener a 25 personas como las del primer ejemplo que a 25 como las del segundo...finalmente estás tratando de hacer un negocio y por si no te has dado cuenta lo que te LICENCIAN/RENTAN es una PROPIEDAD, y como tal tienen el compromiso de cuidarla. Ellos hacen un plan y dicen… este año vamos a rentar 25 PROPIEDADES y por cada una de ellas estamos esperando obtener un promedio de $10,000 USD anuales, por lo tanto, nuestro presupuesto es de $250,000 USD durante el año. Si tú te acercas, con todas las pilas, las ganas, el entusiasmo y empuje, pero tienes para pagarles $1,000 USD al año por el uso de su propiedad, te estás quedando un 90% corto respecto a lo que ellos están esperando obtener de un SOCIO COMERCIAL / ARRENDATARIO al que le RENTEN su PROPIEDAD.

Desde este punto de vista ¿Crees que yo te estoy desencantando? ¿O te estás dando cuenta que aún no tienes lo necesario para acercarte a pedir una licencia? Durante años he trabajado con empresas que tienen lo suficiente para afrontar un compromiso de esta naturaleza y les han otorgado licencias, mismas que empiezan a comercializar y multiplican así sus ingresos, pero jamás al revés. Es solo que darse cuenta de lo anterior es muy duro, representa una paradoja para el micro y pequeño emprendedor que se quiere ayudar de valores agregados para crecer, sin saber las reglas de la industria que posee dichos valores agregados. ¡Y no tiene la culpa! El desconocimiento de la industria del Licensing ha sido uno de los grandes problemas de cualquier iniciativa comercial/creativa a través de los años en México, justamente porque no hay nadie que les esté diciendo el cómo o por qué de las cosas. ¡Si no somos tontos! Es solo que no hay a donde ir…Excepto claro, este lugar, en el que estás y estás leyendo y te estás enterando de cómo funciona el asunto.



Lamentablemente, el dueño de las propiedades, está muy acostumbrado a salirse con la suya y a obtener grandes cantidades de dinero con una administración muy sencilla, en la que apenas tiene un par de decenas de Licenciatarios. Desde su punto de vista, darle la licencia a 10 pequeños licenciatarios que le den el volumen que le da uno grandote NO ES NEGOCIO. ¿Por qué tendría que multiplicar por diez sus esfuerzos y sus riesgos de manera innecesaria? Tal vez por ahí alguno que esté empezando a entender el mundo en el que nos movemos hoy, pueda flexibilizar un poco su oferta, hacer paquetes de 2 o 3 licencias, pero por el momento, esas siguen siendo las reglas que dictan el mercado.

¿Qué es lo siguiente que piensa el que no puede adquirir la licencia?

Lo normal y natural que sigue después de lo anterior es que se vaya por esta lógica mental…

OK, no puedo tener la licencia de STAR WARS…

¿Y si uso el nombre de Luke/Han Solo/Yoda/Chewbacca con otra tipografía?

¿Y si uso a los personajes sin logos y sin nombres?

¿Y si uso ilustraciones que me encuentro en internet?

¿Y si…? ¿Y si…? ¿Y si…? ¿Y si…? ¿Y si…? Al infinito…

Las personas que encuentran que ni por las buenas, lo legal y lo correcto pueden tener lo que “necesitan” para llevar a cabo su proyecto, empiezan a buscar las formas de evadirlo, de buscar un vacío legal, una forma en la que finalmente si se pueda… y es que somos aferrados por una simple y sencilla razón que Guillermo del Toro dijo alguna vez… ”Porque soy mexicano”.

La respuesta es y será siempre… Si no tienes la licencia, ¿Por qué quisieras utilizar un personaje sin logo, sin nombre, de una ilustración amateur o profesional? ¡Por el reconocimiento que tiene el personaje o la marca! Y si vas a hacer algo sin licencia tan similar que tiene que recordarte a la fama del personaje o la marca ¿No lo convierte en piratería? Y si se convierte en piratería ¿No sería ilegal? Y si es ilegal ¿No te podrías meter en problemas? Creo que todos podemos seguir en ese orden de ideas con las preguntas y las consecuencias que tendríamos si seguimos por esa línea de pensamiento.
Si al final de todo dices ¡Maaaaaaah! ¡Si no lo hago yo, de cualquier forma alguien más lo hará! Toma tu propio riesgo y abre una cuenta bancaria, en la que deposites un 50% de todo lo que ganes comercializando piratería, para que cuando te agarren, tengas el 1% de lo que te va a costar salir del problema.

Finalmente si no me crees no pasa nada…

Gracias por leer una vez más y por más de 10 años este sitio, en el que te traemos las buenas, las malas y las peores del mundo del Licensing en Mexico.

Hasta la próxima oportunidad que tengamos de encontrarnos.



Lo más nuevo

Confiscando piñatas – El Reality