¿Quién es el Target?


Hoy en día, vivimos en un mundo que no se rige más por una sola gran tendencia. Si bien es cierto que en el “alma del mundo” existe una cantidad más bien limitada de marcas que todos conocemos, hay tantas tribus, tantas variantes y tantos consumidores que es imposible que una sola llegue a todos. La diversificación es lo de hoy. El sueño de que tu personaje, tu marca o tu propiedad (particularmente hablando de la industria del Licensing) llegue a un nivel de reconocimiento mundial, es un tema de antaño, un sueño guajiro y algo que hoy en día se antoja incluso innecesario.

¿A quién dirijo mi Licencia? ¿Quién es mi consumidor? ¿Cuál es mi target? Son preguntas cuyas respuestas solían ser de vital importancia en la estrategia de una propiedad. Y aunque mi recomendación siempre fue “no te claves”, “no te enfrasques”, “no lo des por hecho” (porque está claro que el que decide es el público final) lo que es cierto es que no puedes fortalecer una estrategia tradicional que no tenga esto bien sólido desde el principio.

Y aquí estamos hoy, tratando de definir un target “indefinible”.

Intentar definir a nuestra audiencia en los tiempos modernos es tan absurdo como ver a alguien en la calle y simplemente empezar a gritar un nombre al azar a ver si lo adivinas… “¡Martín! ¡Martín!... No era Martín” “¡Felipe! ¡Felipe!... Tampoco era Felipe”

Cada vez hay más herramientas para hacer “reconocimientos”, para ver si la audiencia a la que estamos llegando tiene “engagement” con nuestro proyecto, producto, personaje. Pero lo cierto es que hasta que nuestro potencial comprador o consumidor final no llega hasta nosotros, no podemos validarlo… “Hola, mi nombre es Fabritzio, ¡mucho gusto en conocerte!” Y justo ahí es que sabemos su apellido, su profesión u oficio, su edad, su país, estado y cualquier otro dato general que nos sirva para poder empezar a generar coincidencias en un grupo más amplio.

Cuando este acercamiento sucede, es que a través del tiempo, con cortes sistemáticos y bien delimitados podemos empezar a conocer a nuestra audiencia, sus particularidades, gustos y disgustos. La audiencia de una propiedad (Digital / Física) es única y el Licenciante tiene que ser lo suficientemente astuto para poder reaccionar a la altura de las circunstancias y con la velocidad de los tiempos modernos.

Hoy en día TODOS tienen la oportunidad de construir su propia audiencia, sin que esta tenga que encajar en los estándares de antaño. El que no lo entienda no podrá vender su proyecto en el 2018.
En contraposición a lo que dice Maca Rotter en su libro “Los 10 mandamientos del Licensing” “El Licenciante propone, el Retailer dispone, llega el consumidor y todo lo descompone” hay que darle su lugar al consumidor, hay que respetarlo mucho, pues e finalmente la pieza más importante para una propiedad. Sin ellos las licencias no venden y por lo tanto no existen.

Les saludo desde la parte oscura de la luna, esperando estar de regreso pronto con ustedes para seguir platicando de los temas más apasionantes del Licensing.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más nuevo

Contratos de Cesión de Derechos