31 de marzo de 2016

Dc Comics y el 2016


En las últimas semanas ha habido todo un revuelo en lo que tiene que ver con la más reciente película de DC Comics “Batman v Superman: Dawn of Justice” en la que no obstante que ha recaudado una cantidad considerable en taquilla en el fin de semana de su estreno, la crítica la ha destrozado con innumerables artículos detallando minuto a minuto y escena a escena todo lo mala que es. Yo mismo hago una reflexión en este momento y me pregunto…

¿Cuándo fue la última vez que alguien se ha puesto en contacto conmigo para preguntarme por una licencia de Marvel? La respuesta rampante y veloz es: Ayer y tan es verdad que la pregunta fue publicada en un posteo de este sitio (aquí la imagen)



¿Y cuándo fue la última vez que alguien me pidió información para saber dónde obtener una licencia de DC Comics? La respuesta no es muy afortunada, pues no puedo siquiera recordarlo.

Entonces… ¿Qué afectación podría tener la crítica al resultado de un programa de licencias que esté amarrado a una ventana tan corta como la de una película? Sólo tenemos que recordar el caso de King Kong, en el que apenas un mes después de que saliera en el cine tenía toneladas de mercancía en botaderos por todas las tiendas de México.

Entiendo que para hablar de un resultado “considerablemente bueno” en la actualidad, una película de esta dimensión debería recaudar por lo menos mil millones de dólares de manera global, incluyendo el merchandising relacionado con la película. Desconozco qué parte de ese porcentaje corresponde estrictamente a su programa de licencias, pero me atrevo a pensar que México no debe representar ni el 0.05% de esa cifra (con los licenciatarios locales por supuesto).

¿En que se convertirá ese 0.05% de participación del programa de licencias de México en los siguientes lanzamientos de las películas de DC Comics si estos son sus “gallos” más fuertes? ¿En el 0.02%? ¿Será que Suicide Squad podrá resarcir los daños y acortar la brecha respecto a las películas de Marvel? Eso el tiempo lo dirá, pero entre tanto no dejemos de notar que ese marginal 0.02% aún significa unos 4 millones de pesos, de los cuales el agente se queda con unos muy decentes $1,850,000 pesos (haciendo cuentas alegres)…Así que jodido jodido no está el negocio. ¿A poco no?

Gracias por leerme una vez más, en este espacio que tiene la finalidad de dar a conocer aspectos que ni te imaginas de la industria de las licencias en México.

Estamos platicando.

Antonio Mendoza

licensingmx@gmail.com


2 comentarios:

  1. Hola. llegué a tu blog tratando de averiguar sobre licencias de playeras pero es tan interesante que me seguí con varias entradas más. Después de leer una entrada sobre piñatas me surgió la duda si todo este asunto de las licencias también aplica a objetos pintados a mano, por ejemplo tenis. Conozco una página en internet que ofrece tenis pintados a mano con cualquier personaje que el cliente solicite, son artículos únicos, solo se produce una pieza ¿En este caso se necesita licencia? ¿Pasa lo mismo si pintas un cuadro a petición de un cliente y lo vendes? ¿Y que pasa con los tatuajes de personajes famosos? En caso de necesitarse la licencia ¿Los dueños de los productos hacen algún tipo de rastreo? porque la pagina que te menciono, en facebook, cuenta con mas 100 000 suscriptores es fácil de encontrar realmente. Ojala puedas responder mis dudas.
    Definitivamente que buen blog tienes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Antonio! Gracias por ponerte en contacto conmigo y por las preguntas respecto a este tema...Hay que hacer notar que la piratería se da desde la copia 000001 de lo que sea que vayas a hacer con un personaje del que no eres autor. El tema con las cosas "pintadas a mano" / Artesanales, es que precisamente como su producción es "muy baja" no necesariamente es interesante perseguir por parte del dueño de una propiedad... ¿Qué perseguirías tú? ¿A un ilustrador que hace 2 pares de tenis al mes o al chino que tiene una maquina de hacer calcetines y realiza 5,000 pares por hora? Ahí está la diferencia... En tus ejemplos hay falta de "producción en serie" (Tatuajes, Obras de Arte) por lo que es muy difícil que el dueño de una propiedad se interese en este fenómeno...

      Eliminar