20 de abril de 2015

La Ilustración y el Licensing

Una de las cosas más importantes para un programa de licencias, es la ilustración. Sobre una muy buena idea, se puede construir todo un concepto, y sobre un buen concepto se puede construir todo un universo. He visto el trabajo de decenas de ilustradores y sé que tienen el 100% de lo que se necesita para poder convertir esos trazos en una propiedad intelectual, sin embargo hay algunos factores que los dejan sin dar el siguiente paso en este sentido…

GRATIS / HOBBIE : La mayoría de los ilustradores lo hace (ilustra) por el placer de hacerlo, algunos otros tantos lo hacen para emular el trabajo de sus ídolos a quienes admiran por haber logrado el éxito que tienen o bien para replicar sus obras en las que tratan de copiar fielmente su estilo, exploran técnicas y/o dan su propio enfoque a ese trabajo ya existente.

FREELANCE: Algunos otros, se la pasan vendiendo sus ilustraciones para terceros, haciendo que sean ellos los que tienen los derechos de explotación de las obras que ellos crearon (obras por encargo).

FIJOS: Unos más, están dentro de una empresa en la que su talento es requerido, para la realización de algunos proyectos, para empresas que los solicitan dentro de sus iniciativas comerciales.

Sin importar cuál sea la clase de trabajo en la que ellos se desenvuelvan, a través de ejecución, siempre viene implícito cierto reconocimiento, cierta notoriedad y algo de portafolio que pueden presumir en Deviant Art o cualquier otra plataforma en la el resto de los diseñadores/ilustradores se reúnan para poner a competir sus egos mostrar sus trabajos a los demás.

Sin embargo, los 3 tipos de “gestión” de talento enumerados con anterioridad, no son los que más podrían remunerar en términos económicos, por lo que desde mi punto de vista, los ilustradores no tienen en la cabeza lo que podría significar el aterrizar un concepto, en términos monetarios.

Dentro de la industria del Licensing en México, un ilustrador podría ser TRANQUILAMENTE, el detonador de un programa de licencias a través de su labor. Evidentemente esta persona no sería el único perfil que se necesita para sacar adelante una propiedad, pero tampoco tendría porque estar detrás o debajo de los líderes del proyecto. Es MUY común que el que está recibiendo el dinero de un programa de licencias no es el creador de los personajes, sino que tiene los derechos de explotación por una obra por encargo, es decir, el que pagó por la ilustración. Los ilustradores a menudo pueden ver y decir… ¡Yo hice a ese personaje! Pero no recibieron más que mil pesos por hacerlo, mientras que quien lo está explotando está cobrando millones de pesos (literalmente) por su uso comercial…Por ejemplo en un programa de licencias.

Es importante que los ilustradores se sepan importantes en la industria del licensing, con la finalidad de que empujen sus personajes y conceptos como una opción que podría ser comercialmente rentable a través no sólo de su creación, sino a través de su explotación comercial, sin que esto signifique que le tengan que dar todo su talento a un tercero para que lo explote. ¿No te gusta, no sabes, no tienes idea? Acércate a un tercero que tenga este “input” comercial y pídele que te ayude. ¡Haz equipo! ¡No te vendas por unos pesos! Verás como de hacerlo así. En corto los ilustradores de México estarán a la altura de los de cualquier otro país del mundo CON INICIATIVAS PROPIAS y generando industria en nuestro país. ¡Ya no le vendas tu genialidad a Threadless por unos cuantos dólares! Crea tu propio imperio en México.

¿No tienes idea de cómo hacerlo? En el 2Q del 2015, estará disponible el libro “LicensingMX: Como hacer dinero con tus personajes” a través del cual conocerás todos los secretos de la industria para que no vuelvas a tener pretextos para triunfar con tu talento.

Gracias por leerme una semana más. Nos saludamos de nuevo pronto.


Antonio Mendoza


No hay comentarios:

Publicar un comentario