30 de julio de 2014

Piratería legal de Disney

La semana anterior se anunció que Disney le “entraría” a la piratería a través de la comercialización de sus productos oficiales en mercados “alternativos”. Para entender mejor el tema vamos a parafrasear lo anterior para que quede un poco más claro…
  
Disney anunció que permitirá a sus licenciatarios, la producción de una línea diferente de artículos oficiales, pero con precio y calidad menor que en los canales de autoservicios, departamentales y especializados, para su comercializarlos en el mercado informal (tianguis, distribuidores, mayoristas).

¿Quedó más claro? Se trata de una estrategia comandada por el vicepresidente Senior de The Walt Disney Company México, con la ayuda de una fuerza de ventas especializada, que pretende llegar a todos esos distribuidores de piratería para tratar de “convertirlos” a la legalidad con precios no necesariamente bajos, pero si “accesibles” para que ofrezcan productos oficiales en vez de apócrifos.

En este tema hay que recordar que en el pasado se han realizado campañas anti piratería, por parte de estudios internacionales (solos o con ayuda del gobierno) para tratar de erradicar este mal, sin que al día de hoy exista una batalla ganada en este frente, y es que los intereses del mercado negro, grupos de piratas o mafias (como quieran llamarles) no son menores, por lo que he sabido que en el más álgido de los casos, ha llegado a haber amenazas, violencia y hasta lamentables pérdidas humanas en  los operativos que se han realizado para el decomiso de mercancía, desmantelamiento de talleres o laboratorios y algunos otras actividades en las que definitivamente no convienen a las propiedades (por su prestigio) verse involucrados públicamente, en esta clase de acciones.


¿Entonces de qué se trata? Desde mi punto de vista de una acción valiente, arriesgada, pero natural para poder obtener un “poquito” más de los mercados que se han desatendido históricamente. Me parece que el equipo especial de Disney, tendrá que ser muy cauto, diplomático y muy resistente a los embates que implicará acercarse a este nicho, en el que por sus características muy puntuales, no se da la lealtad, la diligencia del buen comerciante o los tratos formales… Pero de lo perdido lo ganado, la piratería se trata de un tema muy serio para los grandes estudios, ya que en el caso de las propiedades HOT, existen incluso más artículos apócrifos en el mercado que legales. El reto será que los comerciantes acepten vender estos productos oficiales, subiendo el precio y bajando sus ganancias respecto a los artículos que no tienen ninguna carga por concepto de mínimos garantizados, porcentajes de regalías, de publicidad y/o cualquier otro que tenga que pagarse al licenciante por los diferentes conceptos que se estipulan por contrato. ¿Y si los comerciantes se niegan? ¿Mandarán a un abogado para pedirles a fuerza de cartas, que cesen de vender dichos artículos apócrifos so pena de acciones legales? ¿Se atreverían a patear el avispero desde adentro con el peligro que eso supondría? Parece una tarea difícil, pero loable. Habrá que revisar de cerca los mercados “alternativos” (por llamarles de algún modo políticamente correcto) para ver qué tal funciona la estrategia de Disney y en caso de hacerlo, seguramente el resto de los licenciantes no tardarán en hacer algo similar.

Me parece que otro frente para enfrentar este problema podría ser por conducto de la PROMARCA, que teniendo una cantidad importante de socios, con el tema de la piratería dentro de su agenda y sobre el que incluso se ha sentado en la mesa con las autoridades para pedirles que eviten que este fenómeno siga sucediendo en México, podría emprender una acción similar a la de Disney, algo con lo que seguramente sus agremiados estarían muy contentos y ellos demostrarían su liderazgo en la industria y su interés por hacer que las cosas sucedan.


¿Qué sigue en este tema? Si todo sale bien con este plan, se podría retomar el tema del desarrollo de una red de licenciatarios “Estaño”,“Bronce”, “Plata” que serían más pequeños, con limitantes geográficas de distribución, pero con gran cobertura en su área, carencias en su infraestructura, un reto enorme de cultura, de seriedad, de compromiso y una administración de clientes de proporciones titánicas, pero que sin duda podrían dar (por volumen), el equivalente a cualquiera de los licenciatarios más grandes que existan en el mercado mexicano produciendo el mejor artículo, con la licencia más hot.

¿Llegaremos a ver esto? Yo espero que sí.

Nos leemos en la próxima ocasión en este el único sitio de las licencias en México.

Saludos.

Antonio Mendoza
@Licensingmx





2 comentarios:

  1. La piratería es un asunto de nunca acabar, va mucho más allá del licensing, hace parte de una problemática cultural, social y económica muy compleja. No se trata de informalidad y el intento de una familia humilde de ganarse unos pesos, hablamos de mafias e individuos muy peligrosos, personas a las que sólo les interesa lucrarse sin ningún tipo de control y muchos menos, pago de impuestos. Es un terreno muy peligroso en el que ingresa Disney en su intento por pasar del control del mercado al monopolio absoluto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, detrás de esa gente humilde que se quiere ganar unos pesos para el sustento de su familia, existe una mafia que no tiene escrúpulos. No es la primera vez que se intenta algo para hacer frente a la piratería, aunque en ocasiones anteriores ha habido hasta vidas que lamentar.

      Eliminar